Categorías
Tipos de orquídeas

Paphiopedilum

Las Paphiopedilum, también conocidas como orquídeas zapatito de dama, sandalia de Venus o zapatilla de Venus, por su original forma. Son orquídeas fáciles de cultivar en nuestro hogar, lo único malo es que crecen lentamente, pero lo compensan con sus increíbles flores.

paphiopedilum insigne
Paphiopedilum insigne.

Origen y características:

Este género se compone de 60 especies de orquídeas terrestres, o semiterrestres, algunas especies incluso epífitas. Crecen desde India pasando por todo el sureste asiático hasta Filipinas y las islas Salomón. La mayoría de las especies son endémicas de áreas muy reducidas y algunas solo crecen en uno o dos lugares.

Su hábitat natural son los bosques perennes o caducifolios, donde forman pequeñas colonias a la sombra de los árboles, con sus raíces en la primera capa de hojas descompuesta del suelo. Suelen crecer en suelos calcáreos y se encuentran en bosques nublados a 2000 m de altitud, o más. En muchas de estas zonas la humedad es contante, pero la lluvia estacional.

Riego:

Las Paphiopedilum deben tener humedad en el sustrato de forma casi constante, dejando secar entre riegos, periodos breves. Estas orquídeas no tienen pseudobulbos, por lo que almacenan agua en sus gruesas hojas en la época de sequía en la naturaleza.

Como norma general podemos regar 1 o 2 veces a la semana en invierno, durante los meses más cálidos cuando está en pleno crecimiento aumentaremos el riego. Aunque claro que esto dependerá de nuestro clima y del sustrato en el que esté plantada.

Un sustrato que funciona bien es corteza de pino de tamaño mediano-pequeño al 75% y musgo sphagnum 25%, podemos añadir conchas marinas machacadas para aportarles calcio extra.

Podemos regar a primera hora de la mañana con agua de grifo. Recordemos que en su hábitat crecen en suelos calcáreos, por lo que podremos regar con agua de grifo siempre que no sea muy calcárea.

paphiopedilum rothschildianum
Paphiopedilum rothschildianum.

Temperatura:

Tenemos que hacer una distinción entre los 3 tipos de Paphiopedilum que hay:

  • Los de de hojas moteadas, son de crecimiento cálido. Deben mantenerse a una temperatura de 24 a 29 ºC o más durante el día y temperaturas de 16 a 18ºC durante la noche.
  • Los de hojas verdes de crecimiento frío (la vara floral solo tiene una flor). Para crecimiento óptimo deben mantenerse a una temperatura de 24 a 27ºC durante el día, y 10 a 16 ºC durante la noche.
  • Los de hojas verde claro, los podemos distinguir del anterior tipo, porque son multiflorales, y de crecimiento más cálido. Deben mantenerse a una temperatura de 24 a 29 ºC o más durante el día y temperaturas de 16 a 18ºC durante la noche.

Son plantas resistentes, hay cultivadores que las tiene bajo las mismas condiciones a Paphiopedilum de los 3 tipos con excelentes resultados. Llegan a aguantar temperaturas límite de 5 a 35ºC de forma puntual.

Luz:

No son muy exigentes en cuanto a la iluminación, como otras especies de orquídea, son de requerimientos intermedios. Crecen en condiciones sombrías. Podemos situarlas cerca de una ventana iluminada, donde de luz a primeras horas o últimas horas del día. Teniendo cuidado siempre con las quemaduras por sol directo.

Las de Paphiopedilum de hojas moteadas son las que menos luz necesitan, y las de hojas verdes multiflorales las que más.

Fertilización:

Algunas Paphiopedilum son sensibles a los fertilizantes, así que debemos tener cuidado y con moderación. Durante la época de crecimiento podemos abonar con un fertilizante alto en nitrógeno para fomentar el crecimiento (30-10-10) cada dos semanas. Y a finales de verano/otoño uno más alto en potasio y fósforo, para ayudar a la floración de finales de invierno.

Humedad ambiental:

No necesitan mucha humedad ambiental, entre 40% y 50%. Podemos aumentar la humedad dentro de casa, colocando las plantas sobre platos rellenos con gravilla o piedrecitas, parcialmente llenos de agua. Colocando nuestras plantas encima, sin que la maceta esté en contacto con el agua.

También necesitan una buena ventilación, para que no proliferen las plagas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *