Categorías
Tipos de orquídeas

Cattleya

Es difícil no estar impresionado por una Cattleya florecida, ya no se limita al blanco y a varios tonos de púrpura, las flores están disponibles en todo el espectro de colores (excepto el azul) y en una amplia gama de tamaños de plantas. Son plantas relativamente fáciles de cuidar.

Cattleya flor

Origen y características:

Antiguamente quien poseía una Cattleya tenía un tesoro, solo los más ricos de la época se las podían permitir, gracias a todo esto se la llamó como la orquídea reina. Actualmente son bastante asequibles y fáciles de encontrar.

Son orquídeas epífitas y raramente terrestres, que se encuentran por gran parte de Centro y Sud América. Están presentes en diversos hábitats con características muy distintas.

Riego:

Un riego inadecuado mata más orquídeas que cualquier otra causa, por lo que este punto es fundamental.

Las Cattleyas deben ser regadas sólo después de que el medio de la maceta se haya “secado”. La frecuencia de riego variará en base a unos parámetros, cómo son el calor, el movimiento del aire, si la planta está en crecimiento activo, humedad ambiental… Una vez a la semana es una buena base para comenzar.

Un parámetro muy importante es el tipo de medio de cultivo en el que esté sembrada nuestra orquídea. La corteza de pino retiene poca agua por lo que hay que regar más frecuentemente. Mientras que el musgo sphagnum retiene gran cantidad de agua, y hay que llevar cuidado con este medio, porque no deja airear las raíces bien.

Yo aconsejo un medio compuesto por corteza de pino de calibre pequeño 3/4 y 1/4 de musgo sphagnum.

maceta cattleya

Las plantas se recuperarán mucho más rápidamente de un riego insuficiente. Es mejor que si se tienen dudas en cuanto a si regar, esperarse y regar al día siguiente.

Luz:

Para crecer bien y florecer consistentemente, las Cattleyas requieren una buena cantidad de luz, aunque tolerarán mucha más luz si va acompañada de suficiente humedad y movimiento de aire para mantener la temperatura de la hoja baja.

La luz natural varía según el clima, la estación, la hora del día y la ubicación geográfica. Por lo tanto, para las regiones más septentrionales, que tienen gran cantidad de luz a lo largo del año. Una “buena cantidad de luz” significará la mayor cantidad de luz posible a finales del otoño y e invierno. Y una ligera sombra a finales del invierno y principios de la primavera, aumentando al máximo a finales de la primavera y el verano y disminuyendo en el otoño.

Pero en general se cultivan bien cerca de ventanas donde de luz directa a principio o al final del día. Es especialmente importante el sol de la mañana temprano, acompañado de alta humedad y baja temperatura. Al medio día que la luz es más intensa, deben estar sombreadas para que no les cause quemaduras.

Se puede saber si nuestra Cattleya está recibiendo suficiente luz por el color de las hojas el color verde oscuro de su follaje y la falta de floración indican que no reciben suficiente luz. Una Cattleya con buena iluminación tendrá color amarillo-verde bastante claro. Demasiada luz hará que las hojas se vuelvan más amarillas que verdes, y quemará las zonas de las hojas.

hojas de orquídeas
Tonalidad verde amarillenta.

Temperatura:

Aunque las Cattleyas provienen de los trópicos donde la luz solar es caliente e intensa, la mayoría de las especies se encuentran en altitudes bastante altas donde el aire es fresco y húmedo. Por lo tanto el objetivo es proporcionarles la máxima luz solar sin una temperatura excesiva.

En invierno, la temperatura diurna debe oscilar entre unos 16ºC y 22ºC, y la temperatura nocturna mínimo está en unos 14ºC. En verano, una temperatura diurna óptima son 18ºC-24ºC, mientras que la temperatura nocturna ideal debería oscilar entre 16ºC y 18ºC. La temperatura máxima que son capaces de soportar es de entorno a 30ºC.

La alta humedad y el buen movimiento del aire ayudarán a compensar la excesiva temperatura del día.

Fertilización:

Las Cattleyas, como otras orquídeas, son capaces de crecer (e incluso florecer) durante varios años sin fertilizante, aunque siempre se desarrollarán mejor y más rápido con abonos.

Hay que utilizar un abono equilibrado específico para orquídeas. Una fórmula apropiada es 10-10-10 o 13-13-13, utilizada en una solución diluida. Se debe abonar en el periodo de crecimiento activo. Para incentivar la floración se puede hacer utilizando un abono con alto contenido en fósforo (P) y potasio (K). Es mejor regar abundantemente antes de abonar.

cuidados Cattleya

La sobrefertilización, en las Cattleyas, puede provocar la pérdida de raíces y la consiguiente muerte de la planta.

Humedad ambiental:

Las Cattleya crecen mejor cuando la humedad oscila entre el 40% y el 70%. La humedad como regla es más alta por la noche y más baja durante el día. Por lo tanto, excepto en áreas donde la humedad natural es bastante alta, es importante aumentar la humedad, especialmente durante el día.

mi orquídea
Bandeja con agua.

Podemos aumentar la humedad artificialmente mediante bandejas con agua cerca de las plantas, o la orquídea sobre una bandeja con agua y piedras, para que la maceta no toque el agua. O bien pulverizaciones de agua sobre las plantas una vez al día (o lo que se necesite). Cuando hace frío, el ambiente debe ser más seco.

Cuando la humedad ambiental sea alta, el aumento del movimiento del aire o ventilación es esencial para prevenir el desarrollo de enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *