Categorías
Cuidado de las orquídeas

Enfermedades de las orquídeas

Las enfermedades de las orquídeas pueden aparecer, como en cualquier otro ser vivo. Pueden ser causadas por plagas o bien por nosotros mismos. Por lo que tenemos que estar atentos para conocer los síntomas, tratamiento y cómo prevenirlo en el futuro. Las enfermedades más comunes en orquídeas son causadas por hongos, cochinilla algodonosa, deshidratación…

No se han encontrado entradas.

Habeís leido bien, podemos ser nosotros quienes causemos las enfermedades a las orquídeas indirectamente, de hecho en gran número de las ocasiones. Puede ser por inexperiencia o porque no conocemos bien los cuidados que necesita cada tipo de orquídea, que son completamente distintos.

Por este motivo debemos conocer si nuestra orquídea requiere ciclos de humedad/sequedad en cuanto al riego o si por ejemplo necesita más humedad y no hay que dejar secar el sustrato entre riegos. Es fundamental conocerlo de aquí deriva una de las enfermedades más comunes, la pudrición de las raíces.

Las Phalaenopsis son muy susceptibles a la pudrición de la corona, por lo que nunca debe haber agua en las axilas de las hojas. Todo esto lleva a la proliferación de hongos, que son los que causan la pudrición en última instancia.

También hay que conocer la iluminación que tolera cada especie, para no causarles quemaduras en las hojas, que en muchos casos llegan a ser importantes.

Parásitos:

Las enfermedades de las orquídeas por plagas más comunes son las causadas por ácaros, como la araña roja cuyo signo principal es la aparición de pequeñas manchas sin color, o la presencia de unas ligeras telarañas.

También tenemos la cochinilla algodonosa, que es muy fácil de detectar por un polvo blanco por las hojas, tallo, incluso en las flores. Pero principalmente por una sustancia pegajosa en las hojas.

Tenemos a los áfidos, conocidos vulgarmente como pulgones. Se sitúan en los brotes nuevos, o en los botones florales. Son fácilmente reconocibles y un signo evidente es el amarilleamiento de estos brotes nuevos.

Hongos:

Este tipo de enfermedades son de las más comunes en el cultivo de las orquídeas, en muchos casos nosotros las propiciamos como hemos visto anteriormente. Proliferan por una humedad demasiado elevada.

Es difícil identificar en tipo de hongo que es en cada caso, por ejemplo la podredumbre negra de las hojas puede ser causada por Phytophthora sp o Pythium sp.

La podredumbre foliar o floral la causa Botrytis sp. Este se reconoce fácilmente porque en las hojas los tejidos aparecen blandos, y en las flores aparecen unas manchas redondas u ovaladas.

Bacterias:

Las enfermedades bacterianas en orquídeas más comunes son la necrosis foliar, que afecta de una forma más severa a las Phalaenopis, se debe intervenir cuanto antes. En Cattleya no es mortal. El signo visible más aparente es una mancha de aceite que se vuelve negra posteriormente.

Virus:

Las peores enfermedades de las orquídeas son causadas por los virus, que aunque son muy poco frecuentes, no tienen cura. Y pueden acabar contagiando al resto de nuestra colección de orquídeas. Los síntomas son hojas amarillas, variegación (cambios parciales del color), aunque son muy variables entre especies.

Los más comunes son el virus del mosaico y el virus de la mancha anillada.

Tratamiento de las enfermedades:

Dependiendo de el tipo de plaga o parásito que afecta a las orquídeas se utilizan unos productos u otros. Los hongos se tratan con fungicidas, por ejemplo la canela seca es un buen fungicida natural. Aunque en muchos casos es más eficaz utilizar fungicidas químicos. Los insectos como la araña roja, cochinilla algodonosa se pueden tratar con insecticidas, uno casero es una infusión de ajo.

El mejor tratamiento es la prevención. Es decir controlar los parámetros de nuestras plantas. Que no haya exceso de humedad ambiental (favorece enormemente la proliferación de hongos y algunas plagas), una buena circulación del aire y ventilación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *